11 de diciembre de 2017

adornos caseros para las fiestas y un paseo por los mercados navideños de Toulouse,Carcassone y Bayonne

A veces no me apetece nada poner el árbol de navidad (tan grande y con el rollo de las luces enmarañadas de la navidad anterior y, dos perros que seguramente se lo comerían y/o mearían) y busco alternativas para decorar un poco la casa de manera sencilla y con materiales baratos, que podemos encontrar por casa y en el bosque.No hace falta más.
  Por otro lado os cuento que este puente estuvimos de viaje en busca de mercados navideños (me encantan) y por supuesto visitando ciudades preciosas.

 Empezamos por los adornos caseros..

Árbol con ramas:
Basta con coger cualquier rama que nos guste (no las arranquéis, hay un montón por los bosques e incluso por la ciudad, más si por donde vivís pasa la ciclogénis explosiva 'Ana':)) y meterla en un jarrón que tengáis por casa. Los adornos ya son a vuestro gusto, yo lo he hecho con los unos huevos muy bonitos que tenía pero podéis colgar las clásicas bolas, cartones recortados en forma de estrella, galletas con un agujero y un lazo...etc


lo dejé muy sencillo pero podéis usar la  cantidad de ramas y adornos que queráis


Miniarbolito de pino:
En liencres cogí unas pocas ramas de pino que encontré y como en el árbol anterior, tan sólo hay que meterlas en un jarrón, colocándolas con un poco de gracia y adornar al gusto, pero eso sí, con adornos que no pesen o las ramas se hundirán.



Cesta de piñas:
Sólo necesitamos unas cuantas piñas (que se pueden pintar de dorado o plata pero a mí me gusta dejarlas naturales), flor de pascua sintética de años anteriores que tengamos estropeadas y no nos de pena cortar las flores de las hojas) y una cesta de mimbre (si no tenéis cesta de mimbre también queda muy bien utilizar una caja de zapatos forrada con arpillera o tela de saco). Y el proceso es tan fácil como ir colocando las piñas como más nos gusten y entre medias ir poniedo hojas y flores, no requiere más :)



Servilleteros de cartón:
 necesitaremos cartón, lazo, un lápiz, cortadores de galletas (o nada si los hacemos a ojo) y rotulador del color que más os guste, usé rojo.
   Con un cortador de galletas o la tapa redonda de un bote pequeño (según la forma que les queráis dar) sobre un cartón, dibujo el contorno, recorto y hago dos agujeros con la punta del lápiz (mucho mejor que con tijera), meto el lazo, pinto el reborde de color rojo y luego pongo los nombres de cada persona que vaya a sentarse en la mesa. Hay muchas opciones, otros los hice con papel decorativo blanco de recortes que tenía de otras cosas, y unas ramitas naturales o palos de canela. Imaginación al poder.




¡Y ahora vamos con el viaje!. Me encanta viajar por Europa siempre pero más si cabe en navidad porque está todo precioso y tiene un encanto especial.
  Nuestra primera parada fué  Toulousse (la ciudad rosa, llamada así por la tonalidad de los ladrillos de terracota de sus edificios)

nos adentramos en el mercado por la tarde
vainilla en todas sus formas posibles :)
lo que estaba bebiendo es un vin chaud (vino caliente con especias y licor) y me sentó como un tiro, creo que no lo volveré a pedir en la vida jaja

panes de especias y mieles como si no hubiera un mañana
macarons a tope
mmmm especiasssss, curry!!
dulces y más dulces
los hombrecitos de jengibre tan navideños
mazapanes y golosinas
tarros de crema de cacao en todas las versiones (con frutas, especias, licores, etc etc)
tentaciones de chocolate
puesto de pan de especias de todas las formas y tamaños :) el que más me gustó fué el de higos



la lavanda es parte importante de esta ciudad
el mercado lo ponen en la plaza del capitolio


el mercado de noche





 El mercado de abastos al que entramos también me gustó mucho..





la salchicha de Toulouse eternamente larga, te parten lo que quieras








siempre tengo que salir del mercado con algo en la mano...jjaja

 ¿ Y qué decir de la ciudad en sí? que es preciosa  y que no deberíais perdérosla!


el jardín japonés



el canal du Midi









en las galerías Lafayete, en la última planta, hay unas vistas de toda la ciudad muy chulas así que ya sabéis..







Por la noche nos coincidió que el mercado Victor Hugo trasformaba sus puestos de venta habituales en pequeñas bodegas..
















bocadillitos de foie








en el centro el mercado Victor Hugo


CARCASSONE, una ciudad medieval perfectamente conservada. La ciudad se divide en la cité (que sería el casco antiguo donde está la parte medieval) y la bastide, la parte nueva de la ciudad.
  Toda la cité queda protegida bajo una doble muralla cuyo acceso queda abierto a través de sus imponentes murallas.



















el mercado navideño iluminado al atardecer




 Cerca había unas ferias en las que todo era de temática navideña..





Y estas fotos son de una tienda que encontré en una calle de la bastide y que me enamoró, es la cafetería más bonita que he visto sin contar una de Praga que me encantó (están igualadas :))






BAYONNE











Y nada más, espero que os haya gustado y ojalá el próximo puente de diciembre siga recorriendo bonitos mercados navideños (Dresden tal vez??) :).